Adicional de ser buenas para la salud – y el bolsillo –  basta con un poco de creatividad y uno que otro truco, para convertir a las lentejas en decenas de platos verdaderamente deliciosos que además son de gran valor nutricional. Si ya esto es una ventaja, hay que agregar el hecho de que la evidencia apunta a que comer al menos una porción diaria, puede contribuir a perder peso.

Lo saludable que resulta comer lentejas

Aunque parezca contradictorio, por eso de que las dietas no se vinculan con el refrán de “barriga llena, corazón contento”, las lentejas tienen la particularidad de generar sensación de saciedad al liberar lentamente la energía, lo que a su vez permite ir deshaciéndose de la tentación de pillarse algo entre comidas.

¿Cómo prepararlas para que queden deliciosas?

Son interminables las maneras de aprovechar lo que las lentejas tienen para ofrecer; están los que cuecen de  un solo jalón unos 500 gramos para refrigerarlas e ir usándolas durante la semana. En ese caso, bastará con cubrirlas con agua hasta que las sobrepasen por alrededor de dos centímetros, adicionarle una hoja de laurel y ponerlas a hervir por espacio de 20 minutos. Transcurrido este tiempo, habrá que presionar una entre dos dedos y de sentirla cremosa, estarán listas para salpimentar, agregar un chorrito de aceite de oliva y cuando estén frías, llevarlas a la nevera.

De esta forma, se tendrán disponibles para incorporarlas en cocidos, ensaladas, o simplemente colocarlas en una olla junto a una cebolla picada previamente dorada, una lata de tomates en trozos y tanto de caldo, para tener una rica sopa exprés sin mayor esfuerzo.

Motivos por los que se querrá comenzar a comer más lentejas

  1. Son rica fuente de carbohidratos lo que permite recibir energía suficiente para realizar las actividades diarias con mayor facilidad.
  2. Son fuente de proteína vegetal, que puede aportar los aminoácidos esenciales, siempre que se combine con un cereal, por ejemplo, el arroz.
  3. Brindan importantes vitaminas tales como A, C, y del grupo de la B, la B1 y la B6, estas generan un efecto antioxidante participando además en numerosas reacciones que el organismo lleva a cabo en su funcionamiento natural.
  4. Mejoran el funcionamiento del sistema nervioso, lo que tiene impacto en el estado anímico.
  5. Contienen minerales indispensables para el organismo incluidos, el magnesio, fósforo, potasio, selenio, hierro y calcio.
  6. Contribuyen a la regulación de los niveles en sangre de glucosa, factor de suma importancia para la prevención de la diabetes.
  7. Son de fácil digestión y por ende, ampliamente recomendadas para quienes padecen de intestino perezoso y digestiones difíciles.
  8. Su contenido de grasas es casi nulo, lo que lo hace un alimento beneficioso para quienes se someten a dietas de pérdida de peso o desean mantener el que ya tienen.
  9. Son altas en contenido de fibra, lo que se traduce a una mejora el tránsito intestinal y la prevención del estreñimiento y la hipertensión.

¡Por todo esto y más se invita a incluir a las lentejas, dentro del menú de cualquier cocina!